[0998] • JUAN PABLO II (1978-2005) • LA MISIÓN DE LA FAMILIA CRISTIANA

Exhortación Apostólica Familiaris consortio –sobre la misión de la familia cristiana en el mundo actual–, 22 noviembre 1981

1981 11 22 0005

5. El discernimiento hecho por la Iglesia se convierte en el ofrecimiento de una orientación, a fin de que se salve y realice la verdad y la dignidad plena del matrimonio y de la familia.

Tal discernimiento se lleva a cabo con el sentido de la fe (10), que es un don participado por el Espíritu Santo a todos los fieles (11). Es, por tanto, obra de toda la Iglesia, según la diversidad de los diferentes dones y carismas que, junto y según la responsabilidad propia de cada uno, cooperan para un más hondo conocimiento y actuación de la Palabra de Dios. La Iglesia, consiguientemente, no lleva a cabo el propio discernimiento evangélico únicamente por medio de los Pastores, quienes enseñan en nombre y con el poder de Cristo, sino también por medio de los seglares: Cristo “los constituye sus testigos y les dota del sentido de la fe y de la gracia de la palabra (cf. Act 2, 17-18; Ap 19, 10) para que la virtud del Evangelio brille en la vida diaria familiar y social” (12). Más aún, los seglares, por razón de su vocación particular, tienen el cometido específico de interpretar a la luz de Cristo la historia de este mundo, en cuanto que están llamados a iluminar y ordenar todas las realidades temporales según el designio de Dios Creador y Redentor.

El “sentido sobrenatural de la fe” (13) no consiste, sin embargo, única o necesariamente en el consenso de los fieles. La Iglesia, siguiendo a Cristo, busca la verdad, que no siempre coincide con la opinión de la mayoría. Escucha a la conciencia y no al poder, con lo cual defiende a los pobres y despreciados. La Iglesia puede recurrir también a la investigación sociológica y estadística cuando se revele útil para captar el contexto histórico dentro del cual la acción pastoral debe desarrollarse y para conocer mejor la verdad; no obstante, tal investigación por sí sola no debe considerarse, sin más, expresión del sentido de la fe.

Dado que es cometido del ministerio apostólico asegurar la permanencia de la Iglesia en la verdad de Cristo e introducirla en ella cada vez más profundamente, los Pastores deben promover el sentido de la fe en todos los fieles, valorar y juzgar con autoridad la genuinidad de sus expresiones, educar a los creyentes para un discernimiento evangélico cada vez más maduro (14).

Para hacer un auténtico discernimiento evangélico en las diversas situaciones y culturas en que el hombre y la mujer viven su matrimonio y su vida familiar, los esposos y padres cristianos pueden y deben ofrecer su propia e insustituible contribución. A este cometido les habilita su carisma y don propio, el don del sacramento del matrimonio (15).

10. Cfr. CONC. OEC. VAT. II, Const. dogm. Lumen gentium de Ecclesia, 12.

11. Cfr. 1 Io. 2, 20.

12. CONC. OEC. VAT. II, Const. dogm. Lumen gentium de Ecclesia, 35 [1965 11 21a/35].

13. Cfr. CONC. OEC. VAT. II, Const. dogm. Lumen gentium de Ecclesia, 12; Sacra Congregatio pro Doctrina Fidei, Declaratio Mysterium Ecclesiae, 2: AAS 65 (1973), 398-400.

14. Cfr. CONC. OEC. VAT. II, Const. dogm. Lumen gentium de Ecclesia, 12; Const. dogm. Dei Verbum de Divina Revelatione, 10.

15. Cfr. IOANNES PAULUSPP. II, Homilia habita ineunte VI Synodo Episcoporum, 3 (26 Sept. 1980): AAS 72 (1980), 1008 [1980 09 26/4].

5. Hoc rectum iudicium ab Ecclesia factum evadit directio, quae proponitur, ad servandam et efficiendam totam veritatem ac plenam dignitatem matrimonii et familiae.

Idem iudicium fit sensu fidei (10), qui est donum a Spiritu omnibus fidelibus impertitum (11), estque igitur opus totius Ecclesiae secundum varietatem multiplicium donorum et charismatum, quae, una cum cuiusque munere et officio et secundum ea, ad altiorem intellectum et effectionem verbi Dei cooperantur. Ecclesia ergo proprium iudicium evangelicum non solum per Pastores facit, qui nomine et potestate Christi docent, sed etiam per laicos: “quos (Christus) ideo et testes constituit et sensu fidei et gratia verbi instruit (Cfr. Act 2, 17-18; Apoc 19, 10), ut virtus Evangelii in vita quotidiana, familiari et sociali eluceat” (12). Quin etiam laici propter peculiarem suam vocationem singulari obstringuntur munere interpretandi, luce Christi affulgente, huius mundi historiam, quatenus vocantur ad illuminanda et ordinanda secundum consilium Dei Creatoris et Redemptoris ea quae sunt temporalia.

Verumtamen “supernaturalis sensus fidei” (13) non solum nec necessario in consensione fidelium est positus. Ecclesia enim Christum sequendo veritatem exquirit, quae non semper cum opinione maioris hominum congruit partis. Ea conscientiae praebet aures, non potestatibus, et hac in re pauperes et despectos defendit. Ecclesia potest quidem magni aestimare investigationes sociologicas et rationalis doctrinae proprias, si utiles sunt ad perspiciendas historicas rerum temporumque condiciones, in quibus actio pastoralis debet impleri, et ut veritatem melius cognoscat; tales vero investigationes solae non haberi possunt ilico, significationes sensus fidei nuntiae.

Quoniam munus est ministerii apostolici curare ut Ecclesia in veritate Christi persistat et ut in eam usque altius penetret, Pastores sensum fidei in cunctis fidelibus debent promovere, cum auctoritate expendere et iudicare germanam indolem modorum, quibus ille exprimitur, credentes ad maturiorem usque intellectum veritatis evangelicae adducere (14).

Coniuges vero ac parentes christiani queunt ac debent ipsi operam, pro qua nihil substitui potest, conferre ut germanum eiusmodi iudicium evangelicum fiat in variis condicionibus et cultus humani formis, in quibus vir et mulier vitam coniugalem et familiarem degunt. Ad hoc officium implendum eos habiles reddit ipsorum charisma seu donum proprium, id est donum sacramenti matrimonii (15).

10. Cfr. CONC. OEC. VAT. II, Const. dogm. Lumen gentium de Ecclesia, 12.

11. Cfr. 1 Io. 2, 20.

12. CONC. OEC. VAT. II, Const. dogm. Lumen gentium de Ecclesia, 35 [1965 11 21a/35].

13. Cfr. CONC. OEC. VAT. II, Const. dogm. Lumen gentium de Ecclesia, 12; Sacra Congregatio pro Doctrina Fidei, Declaratio Mysterium Ecclesiae, 2: AAS 65 (1973), 398-400.

14. Cfr. CONC. OEC. VAT. II, Const. dogm. Lumen gentium de Ecclesia, 12; Const. dogm. Dei Verbum de Divina Revelatione, 10.

15. Cfr. IOANNES PAULUSPP. II, Homilia habita ineunte VI Synodo Episcoporum, 3 (26 Sept. 1980): AAS 72 (1980), 1008 [1980 09 26/4].

 

© Javier Escrivá-Ivars y Augusto Sarmiento. Universidad de Navarra. http://www.unav.es/matrimonioyfamilia