[1336] • JUAN PABLO II (1978-2005) • LA DIGNIDAD Y LA VOCACIÓN DE LA MUJER

Carta Apostólica Mulieris dignitatem –sobre la dignidad y la vocación de la mujer–, con ocasión del Año Mariano, 15 agosto 1988

1988 08 15 0003

3. “Al llegar la plenitud de los tiempos envió Dios a su Hijo, nacido de mujer”. Con estas palabras de la Carta a los Gálatas (4, 4) el apóstol Pablo relaciona entre sí los momentos principales que determinan de modo esencial el cumplimiento del misterio “preestablecido en Dios” (cfr. Ef 1, 9). El Hijo, Verbo consustancial al Padre, nace como hombre de una mujer cuando llega “la plenitud de los tiempos”. Este acontecimiento nos lleva al punto clave en la historia del hombre en la tierra, entendida como historia de la salvación. Es significativo que el Apóstol no llama a la Madre de Cristo con el nombre propio de “María”, sino que la llama “mujer”, lo cual establece una concordancia con las palabras del Protoevangelio en el Libro del Génesis (cfr. 3, 15). Precisamente aquella “mujer” está presente en el acontecimiento salvífico central, que decide la “plenitud de los tiempos” y que se realiza en ella y por medio de ella.

De esta manera inicia el acontecimiento central, acontecimiento clave en la historia de la salvación: la Pascua del Señor. Sin embargo, quizás vale la pena considerarlo a partir de la historia espiritual del hombre entendida de un modo más amplio, como se manifiesta a través de las diversas religiones del mundo. Citamos aquí las palabras del Concilio Vaticano II: “Los hombres esperan de las diversas religiones la respuesta a los enigmas recónditos de la condición humana que, ayer como hoy, conmueven íntimamente su corazón: ¿Qué es el hombre? ¿Cuál es el sentido y el fin de nuestra vida? ¿Qué es el bien y qué es el pecado? ¿Cuál es el origen y el fin del dolor? ¿Cuál es el camino para conseguir la verdadera felicidad? ¿Qué es la muerte, el juicio y cuál la retribución después de la muerte? ¿Cuál es, finalmente, aquel último e inefable misterio que envuelve nuestra existencia, del cual procedemos y hacia el cual nos dirigimos?” (13). “Ya desde la antigüedad y hasta nuestros días se encuentra en los distintos pueblos una cierta percepción de aquella fuerza misteriosa que se halla presente en la marcha de las cosas y en los acontecimientos de la vida humana, y a veces también el conocimiento de la suma Divinidad e incluso del Padre” (14).

Desde la perspectiva de este vasto panorama, que pone en evidencia las aspiraciones del espíritu humano a la búsqueda de Dios –a veces casi como “caminando a tientas” (cfr. Act 17, 27)–, la “plenitud de los tiempos”, de la que habla Pablo en su Carta, pone de relieve la respuesta de Dios mismo “en el cual vivimos, nos movemos y existimos” (cfr. Act 17, 28). Éste es el Dios que “muchas veces y de muchos modos habló en el pasado a nuestros padres por medio de los Profetas; en estos últimos tiempos nos ha hablado por medio del Hijo” (cfr. Heb 1, 1-2). El envío de este Hijo, consustancial al Padre, como hombre “nacido de mujer”, constituye el punto culminante y definitivo de la autorrevelación de Dios a la humanidad. Esta autorrevelación posee un carácter salvífico, como enseña en otro lugar el Concilio Vaticano II: “Quiso Dios con su bondad y sabiduría revelarse a sí mismo y manifestar el misterio de su voluntad (cfr. Ef 1, 9): por Cristo, la Palabra hecha carne, y con el Espíritu Santo, pueden los hombres llegar al Padre y participar de la naturaleza divina” (cfr. Ef 2, 18; 2 Pe 1, 4)15.

La mujer se encuentra en el corazón mismo de este acontecimiento salvífico. La autorrevelación de Dios, que es la inescrutable unidad de la Trinidad, está contenida, en sus líneas fundamentales, en la anunciación de Nazaret. “Vas a concebir en el seno y vas a dar a luz a un hijo a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo”. “¿Cómo será esto puesto que no conozco varón?”. “El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios (...) ninguna cosa es imposible para Dios” (Lc 1, 31. 37)16.

Es fácil recordar este acontecimiento en la perspectiva de la historia de Israel –el pueblo elegido del cual es hija María–, aunque también es fácil recordarlo en la perspectiva de todos aquellos caminos en los que la humanidad desde siempre busca una respuesta a las preguntas fundamentales y, a la vez, definitivas que más le angustian. ¿No se encuentra quizás en la Anunciación de Nazaret el comienzo de aquella respuesta definitiva, mediante la cual Dios mismo sale al encuentro de las inquietudes del corazón del hombre?17. Aquí no se trata solamente de palabras reveladas por Dios a través de los Profetas, sino que con la respuesta de María realmente “el Verbo se hace carne” (cfr. Jn 1, 14). De esta manera, María alcanza tal unión con Dios que supera todas las expectativas del espíritu humano. Supera incluso las expectativas de todo Israel y, en particular, de las hijas del pueblo elegido, las cuales, basándose en la promesa, podían esperar que una de ellas llegaría a ser un día madre del Mesías. Sin embargo, ¿quién podía suponer que el Mesías prometido sería el “Hijo del Altísimo”? Esto era algo difícilmente imaginable según la fe monoteísta veterotestamentaria. Solamente en virtud del Espíritu Santo, que “extendió su sombra” sobre ella, María pudo aceptar lo que era “imposible para los hombres, pero posible para Dios” (cfr. Mc 10, 27).

II. MULIER-MATER DEI (Theotókos)

Coniunctio cum Deo

3. Ubi “venit plenitudo temporis, misit Deus Filium suum factum ex muliere”. His verbis Epistulae ad Galatas (4, 4), Apostolus Paulus tempora praecipua conectit, quae modo essentiali exitum mysterii de terminant “in Deo praestituti” (cfr. Eph 1, 9). Filius, Verbum Patri consubstantiale, homo nascitur ex muliere, cum venit “plenitudo temporis”. Hic eventus ducit ad cardinem historiae hominis super terra, ut salutis historiae acceptae. Significans est Apostolum Matrem Christi non nomine proprio eius “Maria” vocare, sed “mulierem” eam appellare: quod sane congruit cum verbis Protoevangelii in Libro Genesis (cfr. 3, 15). Illa quidem “mulier” adest in salvifico hoc principe eventu, qui de “plenitudine temporis” decernit: hic eventus in ea et per eam efficitur.

Sic incipit eventus princeps, cardo historiae salutis: Pascha Domini. Fortasse tamen utile est de eo recogitare initio facto ab historia spirituali hominis quam amplissime accepta, qualis exprimitur per diversas mundi religiones. Commemoremus hic Concilii Vaticani II verba: “Homines a variis religionibus responsum exspectant de reconditis condicionis humanae aenigmatibus, quae, sicut olim et hodie corda hominum intime commovent: quid sit homo, quis sensus et finis vitae nostrae, quid bonum et quid peccatum, quem ortum habeant dolores et quem finem, quae sit via ad veram felicitatem obtinendam, quid mors, iudicium et retributio post mortem, quid demum illud ultimum et ineffabile mysterium quod nostram existentiam amplectitur, ex quo ortum sumimus et quo tendimus” (13). “Iam ab antiquo usque ad tempus hodiernum apud diversas gentes invenitur quaedam perceptio illius arcanae virtutis, quae cursui rerum et eventibus vitae humanae praesens est, immo aliquando agnitio Summi Numinis vel etiam Patris” (14).

In hac magna scaena, quae ante oculos ponit appetitiones spiritus humani quaerentis Deum –interdum quasi “adtrectantis” (cfr. Act 17, 27)– “plenitudo temporis”, de qua Paulus loquitur in Epistula sua, ipsius Dei responsum illustrat, eius scilicet “in quo vivimus et movemur et sumus” (cfr. Act 17, 28). Deus est hic qui “multifariam et multis modis olim locutus est patribus in prophetis, et in novissimis his diebus locutus est nobis in Filio” (cfr. Heb 1, 1-2). Huius Filii missio, consubstantialis Patri, qua hominis “ex muliere nati”, summus est et decretorius gradus revelationis, qua Deus humano generi se indicat. Haec revelatio naturam salvificam habet, sicut in alio loco docet Concilium Vaticanum II: “Placuit Deo in sua bonitate et sapientia seipsum revelare et notum facere sacramentum voluntatis suae (cfr. Eph 1, 9), quo homines per Christum, Verbum carnem factum, in Spiritu Sancto accessum habent ad Patrem et divinae naturae consortes efficiuntur” (cfr. Eph 2, 18; 2 Pe 1, 4)15.

Mulier in medio est huius salvifici eventus. Revelatio, qua se Deus indicat, qui est imperscrutabilis unitas in Trinitate, continetur, iam delineata, annuntiatione Nazarethana. “Ecce, concipies in utero et paries filium, et vocabis nomen eius Iesum. Hic erit magnus et Filius Altissimi vocabitur”. “Quomodo fiet istud, quoniam virum non cognosco?” “Spiritus Sanctus superveniet in te, et virtus Altissimi obumbrabit tibi: ideoque et quod nascetur sanctum vocabitur, Filius Dei (...). Non erit impossibile apud Deum omne verbum” (Lc 1, 31. 37)16.

Facile est de hoc eventu cogitare prospectu historiae Israel, populi electi cuius Maria est filia, sed etiam facile est illum cogitare prospectu omnium viarum, in quibus genus humanum ex solito responsionem quaerit interrogationibus potissimis et supremis simul, quibus magis angitur. Nonne in annuntiatione Nazarethana initium invenitur illius decretoriae responsionis, qua ipse Deus “sollicitudinibus humani cordis occurrit”?17. Hic non agitur solum de veritatis revelatae verbis, sed vere, per hanc responsionem, “de Verbo facto carne” (cfr. Io 1, 14). Maria ita consequitur talem cum Deo coniunctionem, ut omnes excedat humani spiritus exspectationes et, praesertim, huius populi electi filiarum, quae, ex promissione, sperare poterant fore ut olim una sui mater fieret Messiae. Quae tamen earum conicere poterat promissum Messiam futurum esse “Altissimi Filium”? Secundum fidem monotheisticam veteris Testamenti, hoc ne cogitari quidem poterat. Solum Spiritus Sancti virtute, qui ei “obumbravit”, Maria poterat accipere id quod est “impossibile apud homines, sed possibile apud Deum” (cfr. Mc 10, 27).

 

© Javier Escrivá-Ivars y Augusto Sarmiento. Universidad de Navarra. http://www.unav.es/matrimonioyfamilia