[1336] • JUAN PABLO II (1978-2005) • LA DIGNIDAD Y LA VOCACIÓN DE LA MUJER

Carta Apostólica Mulieris dignitatem –sobre la dignidad y la vocación de la mujer–, con ocasión del Año Mariano, 15 agosto 1988

1988 08 15 0016

16. Desde el principio de la misión de Cristo, la mujer demuestra hacia Él y hacia su misterio una sensibilidad especial, que corresponde a una característica de su feminidad. Hay que decir también que esto encuentra una confirmación particular en relación con el misterio pascual; no sólo en el momento de la crucifixión sino también el día de la resurrección. Las mujeres son las primeras en llegar al sepulcro. Son las primeras que lo encuentran vacío. Son las primeras que oyen: “No está aquí, ha resucitado como lo había anunciado” (Mt 28, 6). Son las primeras en abrazarle los pies (cfr. Mt 28, 9). Son igualmente las primeras en ser llamadas a anunciar esta verdad a los apóstoles (cfr. Mt 28, 1-10; Lc 24, 8-11). El Evangelio de Juan (cfr. también Mc 16, 9) pone de relieve el papel especial de María de Magdala. Es la primera que encuentra a Cristo resucitado. Al principio lo confunde con el guardián del jardín; lo reconoce solamente cuando Él la llama por su nombre: “Jesús le dice: ‘María’. Ella se vuelve y le dice en hebreo: ‘Rabbuní’ –que quiere decir: ‘Maestro’–. Dícele Jesús: ‘No me toques, que todavía no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios’. Fue María Magdalena y dijo a los discípulos que había visto al Señor y que había dicho estas palabras” (Jn 20, 16-18).

Por esto ha sido llamada “la apóstol de los apóstoles” 38. Antes que los apóstoles, María Magdalena fue testigo ocular de Cristo resucitado, y por esta razón fue también la primera en dar testimonio de Él ante los apóstoles. Este acontecimiento, en cierto sentido, corona todo lo que se ha dicho anteriormente sobre el hecho de que Jesús confiaba a las mujeres las verdades divinas, lo mismo que a los hombres. Puede decirse que de esta manera se han cumplido las palabras del Profeta: “Yo derramaré mi espíritu en toda carne. Vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán” (Jl 3, 1). Al cumplirse los cincuenta días de la resurrección de Cristo, estas palabras encuentran una vez más confirmación en el cenáculo de Jerusalén, con la venida del Espíritu Santo, el Paráclito (cfr. Act 2, 17).

Lo dicho hasta ahora acerca de la actitud de Cristo en re lación con la mujer, confirma y aclara en el Espíritu Santo la verdad sobre la igualdad de ambos –hombre y mujer–. Se debe hablar de una esencial “igualdad”, pues al haber sido los dos –tanto la mujer como el hombre– creados a imagen y semejanza de Dios, ambos son, en la misma medida, susceptibles de la dádiva de la verdad divina y del amor en el Espíritu Santo. Los dos experimentan igualmente sus “visitas” salvíficas y santificantes.

El hecho de ser hombre o mujer no comporta aquí ninguna limitación, así como no limita absolutamente la acción salvífica y santificante del Espíritu en el hombre el hecho de ser judío o griego, esclavo o libre, según las conocidas palabras del Apóstol: todos sois uno en Cristo Jesús” (Gál 3, 28). Esta unidad no anula la diversidad. El Espíritu Santo, que realiza esta unidad en el orden sobrenatural de la gracia santificante, contribuye en igual medida al hecho de que “profeticen vuestros hijos” al igual que “vuestras hijas”. “Profetizar” significa expresar con la palabra y con la vida “las maravillas de Dios” (cfr. Act 2, 11), conservando la verdad y la originalidad de cada persona, sea mujer u hombre. La “igualdad” evangélica, la “igualdad” de la mujer y del hombre en relación con “las maravillas de Dios”, tal como se manifiesta de modo tan límpido en las obras y en las palabras de Jesús de Nazaret, constituye la base más evidente de la dignidad y vocación de la mujer en la Iglesia y en el mundo. Toda vocación tiene un sentido profundamente personal y profético. Entendida así la vocación, lo que es personalmente femenino adquiere una medida nueva: la medida de las “maravillas de Dios”, de las que la mujer es sujeto vivo y testigo insustituible.

38. Cfr. RABANUS MAURUS, De vita beatae Mariae Magdalenae, XXVII: “Salvator... ascensionis suae eam (= Mariam Magdalenam) ad apostolos instituit apostolam” (PL 112, 1574). “Facta est Apostolorum Apostola per hoc quod ei committitur ut resurrectionem dominicam discipulis annuntiet”: In Ioannem Evangelistam expositio, C. XX, L. III, 6 (S. Thomae Aquinatis comment. in Matthaeum et Ioannem Evangelistas), Ed. Parmens, X, 629.

Primae resurrectionis testes

16. Iam inde a primis operis Christi initiis exhibent mulieres erga ipsum eiusque simul mysterium peculiarem adfectionem teneram quae indoli respondet earum feminei sexus. Dici praeterea oportet idem hoc insigniter ipsum confirmari, quod ad paschale attinet mysterium, non tempore tantum crucis verum in aurora etiam ipsius resurrectionis. Primae ad sepulcrum adstant mulieres, quod primae reperiunt eaedem vacuum. Audiunt illae verba primae: “Non est hic: surrexit enim, sicut dixit” (Mt 28, 6). Primae eius dein amplexantur pedes (cfr. Mt 28, 9). Vocantur etiam illae primae quae apostolis eventum hunc verum renuntient (cfr. Mt 28, 1-10; Lc 24, 8-11). Ioannis autem Evangelium (cfr. item Mc 16, 9) extollit praesertim praecipuas Mariae Magdalenae partes. Prima videlicet ea resuscitato obvia fit Christo. Principio eum quidem hortorum esse arbitratur custodem, quem tunc agnoscit solum, cum nomine ipsam appellat. “Dicit ei Iesus: ‘Maria!’. Conversa illa dicit ei Hebraice: ‘Rabbuni’, quod dicitur Magister. Dicit ei Iesus: ‘Iam noli me tenere, nondum enim ascendi ad Patrem: vade autem ad fratres meos et dic eis: Ascendo ad Patrem meum et Patrem vestrum et Deum meum et Deum vestrum’. Venit Maria Magdalene annuntians discipulis: ‘Vidi Dominum!’ et quia haec dixit ei” (Io 20, 16-18).

Quam ob rem nuncupatur quoque illa “apostolorum apostola” (38). Etenim iam ipsos ante apostolos fuit Maria Magdalene oculata Christi resuscitati testis ideoque prima etiam testimonium reddidit illi coram apostolis. Certo quodam pacto cumulat hic eventus omnia ea quae prius iam dicta sunt de veritatibus divinis a Christo mulieribus haud secus ac viris concreditis. Hoc itaque modo sacri vatis voces dici possunt re ipsa completae: “Effundam spiritum meum super omnem carnem, et prophetabunt filii vestri et filiae vestrae” (Il 3, 1). Quinquagesimo autem post Christi resurrectionem die rursus hae confirmantur voces in cenaculo Hierosolymitano, cum Paraclitus descendit Spiritus Sanctus (cfr. Act 2, 17).

Quidquid vero antehac est pronuntiatum de Christi in mulieres adfectu, id corroborat explanatque veritatem illam de amborum –viri ac mulieris– in Spiritu Sancto aequalitate. Loqui ferme oportet essentiali de quadam “aequabilitate iurium”: quandoquidem ipsi ambo –tam mulier quam vir– ad imaginem conditi sunt Deique similitudinem, et suscipere potest uterque pari profecto modo veritatis divinae largitionem necnon in Spiritu Sancto caritatis. “Salutationes” ambo excipiunt salvificas et sanctificantes.

Quod vero vir aut mulier sunt, nullum secum infert limitem; perinde atque illam salvificam sanctificantemque in homine Spiritus actionem id nihil coarctat, quod quis Iudaeus est vel Graecus, servus vel liber, secundum notissimas Apostoli voces: “Omnes enim vos unus estis in Christo Iesu” (Gal 3, 28). Verum haec non delet unitas diversitatem. Qui porro talem in ordine supernaturali sanctificantis gratiae efficit unitatem, Sanctus Spiritus, pari modo adiuvat ut prophetent simul “filii vestri”, simul quidem “filiae vestrae”. “Prophetare” autem verbo vitaque ipsa declarare significat “magnalia Dei” (cfr. Act 2, 11), veritate simul adservata ac proprietate cuiusque hominis –tum mulieris tum quoque viri. “Aequabilitas” Evangelii, iurium nempe “aequalitas”, mulieris et maris, ad “magnalia Dei” quod spectat, prout adeo est luculenter operibus ostentata verbisque Iesu Nazareni, manifestissimum iacit fundamentum dignitatis mulieris vocationisque in Ecclesia et mundo. Unaquaeque enim vocatio vim habet altissimo modo personalem el propheticam. Nam in humana vocatione sic quidem comprehensa, id totum quod proprie est femineum iam novum consequitur modum: qui scilicet modus est illorum “magnalium Dei”, quorum mulier fit vivens quoddam subiectum necessariaque simul testis.

38. Cfr. RABANUS MAURUS, De vita beatae Mariae Magdalenae, XXVII: “Salvator... ascensionis suae eam (= Mariam Magdalenam) ad apostolos instituit apostolam” (PL 112, 1574). “Facta est Apostolorum Apostola per hoc quod ei committitur ut resurrectionem dominicam discipulis annuntiet”: In Ioannem Evangelistam expositio, C. XX, L. III, 6 (S. Thomae Aquinatis comment. in Matthaeum et Ioannem Evangelistas), Ed. Parmens, X, 629.

 

© Javier Escrivá-Ivars y Augusto Sarmiento. Universidad de Navarra. http://www.unav.es/matrimonioyfamilia