[1336] • JUAN PABLO II (1978-2005) • LA DIGNIDAD Y LA VOCACIÓN DE LA MUJER

Carta Apostólica Mulieris dignitatem –sobre la dignidad y la vocación de la mujer–, con ocasión del Año Mariano, 15 agosto 1988

1988 08 15 0022

22. El Evangelio revela y permite entender precisamente este modo de ser de la persona humana. El Evangelio ayuda a cada mujer y a cada hombre a vivirlo y, de este modo, a realizarse. Existe, en efecto, una total igualdad respecto a los dones del Espíritu Santo y las “maravillas de Dios” (Act 2, 11). Y no sólo esto. Precisamente ante las “maravillas de Dios” el Apóstol-hombre siente la necesidad de recurrir a lo que es por esencia femenino, para expresar la verdad sobre su propio servicio apostólico. Así se expresa Pablo de Tarso cuando se dirige a los Gálatas con estas palabras: “Hijos míos, por quienes sufro de nuevo dolores de parto” (Gál 4, 19). En la primera Carta a los Corintios (7, 38) el apóstol anuncia la superioridad de la virginidad sobre el matrimonio –doctrina constante de la Iglesia según las palabras de Cristo, como leemos en el Evangelio de San Mateo (19, 10-12)–, pero sin ofuscar de ningún modo la importancia de la maternidad física y espiritual. En efecto, para ilustrar la misión fundamental de la Iglesia, el Apóstol no encuentra algo mejor que la referencia a la maternidad.

Un reflejo de la misma analogía –y de la misma verdad– lo hallamos en la Constitución dogmática sobre la Iglesia. María es la “figura” de la Iglesia43: “Pues en el misterio de la Iglesia, que con razón es llamada también madre y virgen, precedió la Santísima Virgen, presentándose de forma eminente y singular como modelo tanto de la virgen como de la madre (...). Engendró en la tierra al mismo Hijo del Padre (...) a quien Dios constituyó primogénito entre muchos hermanos (cfr. Rom 8, 29), esto es, los fieles, a cuya generación y educación coopera con amor materno” (44). “La Iglesia, contemplando su profunda santidad e imitando su caridad y cumpliendo fielmente la voluntad del Padre, se hace también madre mediante la palabra de Dios aceptada con fidelidad, pues por la predicación y el bautismo engendra una vida nueva e inmortal a los hijos concebidos por obra del Espíritu Santo y nacidos de Dios” (45). Se trata de la maternidad “según el espíritu” en relación con los hijos y las hijas del género humano. Y tal maternidad –como ya se ha dicho– es también la “parte” de la mujer en la virginidad. La Iglesia “es igualmente virgen, que guarda pura e íntegramente la fe prometida al Esposo” (46). Esto se realiza plenamente en María. La Iglesia, por consiguiente, “a imitación de la Madre de su Señor, por la virtud del Espíritu Santo, conserva virginalmente una fe íntegra, una esperanza sólida y una caridad sincera” (47).

El Concilio ha confirmado que si no se recurre a la Madre de Dios no es posible comprender el misterio de la Iglesia, su realidad, su vitalidad esencial. Indirectamente hallamos aquí la referencia al paradigma bíblico de la “mujer”, como se delinea claramente ya en la descripción del “principio” (cfr. Gén 3, 15) y a lo largo del camino que va de la creación –pasando por el pecado– hasta la redención. De este modo se confirma la profunda unión entre lo que es humano y lo que constituye la economía divina de la salvación en la historia del hombre. La Biblia nos persuade del hecho de que no se puede lograr una auténtica hermenéutica del hombre, es decir, de lo que es “humano”, sin una adecuada referencia a lo que es “femenino”. Así sucede, de modo análogo, en la economía salvífica de Dios; si queremos comprenderla plenamente en relación con toda la historia del hombre no podemos dejar de lado, desde la óptica de nuestra fe, el misterio de la “mujer”: virgen-madre-esposa.

43. Cfr. CONC. OEC. VAT. II, Const. dogm. Lumen gentium de Ecclesia, 63; S. AMBROSIUS, In Lc. II, 7: S. Ch. 45, 74; De instit. virg. XIV, 87-89; PL 16, 326-327; S. CYRILLUS ALEXANDRINUS, Hom. 4: PG 77, 996; S. ISIDORUS HISPALENSIS, Allegoriae 139: PL 83, 117.

44. CONC. OEC. VAT. II, Const. dogm. Lumen gentium, de Ecclesia, 63.

45. Ibid., 64.

46. Ibid., 64.

47. Ibid., 64. Sobre la relación María-Iglesia, que aparece de modo constante en la reflexión de los Padres de la Iglesia y de la Tradición cristiana, cfr. Carta Enc. Redemptoris Mater, 42-44, así como las notas 117-127: I.c., 418-422. Cfr. además CLEMENTE DE ALEJANDRíA, Paed. 1, 6: S. Ch. 70, 186 s.; S. AMBROSIO, In

Lc. II, 7; S. Ch. 45, 74; S. AGUSTíN, Sermo 192, 2: PL 38, 1012; Sermo 195, 2: PL 38, 1018; Sermo 25, 8: PL 46, 938; S. LEóN MAGNO, Sermo 25, 5: PL 54, 211; Sermo 26, 2:PL54, 213; VEN. BEDA, In Lc. I, 2:PL 92, 330. “Ambas madres –escribe Isaac de Stella, discípulo de S. Bernardo– ambas vírgenes, ambas conciben por obra del Espíritu Santo (...). María (...) ha engendrado al cuerpo por su Cabeza; la Iglesia (...) da a esta Cabeza su cuerpo. Una y otra son madres de Cristo: pero ninguna de ellas lo engendra enteramente sin la otra. Por tanto, justamente (...) lo que se ha dicho en general de la virgen madre Iglesia, se dice singularmente de la virgen madre María; y cuanto se dice especialmente de la virgen madre María se refiere en general a la virgen madre Iglesia; y lo que se dice de una de las dos se puede referir indiferentemente tanto a la una como a la otra” (Sermo 51, 7-8; S. Ch. 339, 202-205).

Filioli, quos parturio

22. Recludit Evangelium intellegereque sinit hunc omnino exsistendi modum humanae personae. Unamquamque namque mulierem et unumquemque virum adiuvat ut sic vivat seseque ita perficiat. Plena enim exsistit aequalitas, ad dona quod spectat Spiritus Sancti, quod attinet ad “magnalia Dei” (Act 2, 11). Verum non hoc tantum. Etenim ante illa “magnalia Dei” vir-Apostolus sibi necesse esse intellegit ad id decurrere quod sua ex essentia femineum est ut de suo ministerio apostolico veritatem declaret. Sic profecto se gerit Paulus Tarsensis cum Galatas iis verbis alloquitur: “Filioli mei, quos iterum parturio” (Gal 4, 19). Porro in prima ad Corinthios Epistula (7, 38) praestantiam virginitatis praedicat apostolus prae coniugio ipso, quae perpetua inde fuit Ecclesiae doctrina secundum Christi vocum significationem in Evangelio Matthaei relatarum (19, 10-12), non tamen obscurans pondus et momentum maternitatis in corpore necnon in spiritu. Ut primarium illuminet Ecclesiae munus, nihil sane melius reperit quam maternitatis commemorationem.

Eiusdem dein similitudinis atque eiusdem etiam veritatis imaginem redditam deprehendimus in Constitutione dogmatica de Ecclesia: Maria est typus” Ecclesiae43: “In mysterio enim Ecclesiae, quae et ipsa iure mater vocatur et virgo, Beata Virgo Maria praecessit, eminenter et singulariter tum virginis tum matris exemplar praebens... Filium autem peperit, quem Deus posuit primogenitum in multis fratribus (Rom 8, 29), fidelibus nempe, ad quos gignendos et educandos materno amore cooperatur” (44). “Iamvero Ecclesia, eius arcanam sanctitatem contemplans et caritatem imitans, voluntatemque Patris fideliter adimplens, per verbum Dei fideliter susceptum et ipsa fit mater: praedicatione enim ac baptismo filios, de Spiritu Sancto conceptos et ex Deo natos, ad vitam novam et immortalem generat” (45). De maternitate hic agitur “secundum spiritum” ad filios quod pertinet filiasque hominum generis. Ac talis quidem maternitas –perinde ac iam est superius dictum –“pars” efficitur mulieris etiam ipsa in virginitate. Ecclesia “et ipsa est virgo” integram puramque quae fidem custodit Sponso exhibitam (46), id quod absolute in Maria completur. Quapropter Ecclesia “imitans Domini sui Matrem, virtute Spiritus Sancti, virginaliter servat integram fidem, solidam spem, sinceram caritatem” (47).

Adseverat ideo Concilium, nisi ad Matrem Dei recurratur, fieri haud posse ut Ecclesiae comprehendatur mysterium aut ipsius veritas aut demum essentialis eius vitalitas. Obliqua autem hic via invenimus aliquam indicationem illius paradigmatis biblici “mulieris”, prout loculenter iam in narratione “principii” designatur (cfr. Gn 3, 15) atque in longo illo intervallo quod a creatione ipsa protenditur per peccatum ad redemptionem usque. Ita enim alta illa roboratur coniunctio eorum quae humana prorsus sunt et aliorum quae divinum salutis consilium in humani generis historia constituunt. Nobis igitur persuadent Biblia nec plenam explicationem haberi posse hominis ipsius, vel eius potius quod “humanum” est, nisi convenienter simul ad id recurratur quod “femineum” est. Simile vero quiddam in oeconomia salutifera Dei evenit: quam scilicet si funditus perspicere voluerimus cum hominis nempe historia tota coniunctam, praetermitti minime licebit in fidei nostrae prospectu mysterium “mulieris”: virginis-matris-sponsae.

43. Cfr. CONC. OEC. VAT. II, Const. dogm. Lumen gentium de Ecclesia, 63; S. AMBROSIUS, In Lc. II, 7: S. Ch. 45, 74; De instit. virg. XIV, 87-89; PL 16, 326-327; S. CYRILLUS ALEXANDRINUS, Hom. 4: PG 77, 996; S. ISIDORUS HISPALENSIS, Allegoriae 139: PL 83, 117.

44. CONC. OEC. VAT. II, Const. dogm. Lumen gentium, de Ecclesia, 63.

45. Ibid., 64.

46. Ibid., 64.

47. Ibid., 64. Quod ad rationem Mariam-Ecclesiam attinet, quae constanter repetitur in meditationibus Patrum Ecclesiae totiusque Traditionis Christianae, cfr. Litt. Enc. Redemptoris Mater (25 Martii 1987), 42-44 et notae 117-127: L. mem., 418-422. Cfr. insuper, CLEMENS ALEXANDRINUS, Paed. 1, 6: S. Ch. 70, 186 s.;

S. AMBROSIUS, In Lc. II, 7; S. Ch. 45, 74; S. AUGUSTINUS, Sermo 192, 2: PL 38, 1012; Sermo 195, 2: PL 38, 1018; Sermo 25, 8: PL 46, 938; S. LEO MAGNUS, Sermo 25, 5: PL 54, 211; Sermo 26, 2:PL54, 213; BEDA VENERABILIS, In Lc. I, 2:PL 92, 330. “Utraque Mater –ita scribit Isaac de Stella, discipulus S. Bernardi–, utraque virgo; utraque de eodem Spiritu... concipit... Illa [Maria]... corpori caput peperit; ista [Ecclesia]... capiti corpus edidit. Utraque Christi mater, sed neutra sine altera totum parit. Unde... quod de virgine matre Ecclesia universaliter, hoc de virgine Maria singulariter; et quod de virgine matre Maria specialiter, id de virgine matre Ecclesia generaliter iure intelligitur, et cum de alterutra sermo texitur, fere permistim et indifferenter de utraque sententia intelligitur” (Sermo 51, 7-8; S. Ch. 339, 202-205).

 

© Javier Escrivá-Ivars y Augusto Sarmiento. Universidad de Navarra. http://www.unav.es/matrimonioyfamilia