[1688] • JUAN PABLO II (1978-2005) • EL VALOR E INVIOLABILIDAD DE LA VIDA HUMANA

Encíclica Evangelium vitae –sobre el bien inviolable de la vida humana–, 25 marzo 1995

CAPÍTULO IV A MÍ ME LO HICISTEIS

POR UNA NUEVA CULTURA DE LA VIDA HUMANA

“Vosotros sois el pueblo adquirido por Dios para anunciar sus

alabanzas” (cf. 1 P 2, 9): el pueblo de la vida y para la vida

78. La Iglesia ha recibido el Evangelio como anuncio y fuente de gozo y salvación. Lo ha recibido como don de Jesús, enviado del Padre “para anunciar a los pobres la Buena Nueva” (Lc 4, 18). Lo ha recibido a través de los Apóstoles, enviados por Él a todo el mundo (cf. Mc 16, 15; Mt 28, 19-20). La Iglesia, nacida de esta acción evangelizadora, siente resonar en sí misma cada día la exclamación del Apóstol: “¡Ay de mí si no predicara el Evangelio!” (1 Cor 9, 16). En efecto, “evangelizar –como escribía Pablo VI– constituye la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Ella existe para evangelizar” (101).

La evangelización es una acción global y dinámica, que compromete a la Iglesia a participar en la misión profética, sacerdotal y real del Señor Jesús. Por tanto, conlleva inseparablemente las dimensiones del anuncio, de la celebración y del servicio de la caridad. Es un acto profundamente eclesial, que exige la cooperación de todos los operarios del Evangelio, cada uno según su propio carisma y ministerio.

Así sucede también cuando se trata de anunciar el Evangelio de la vida, parte integrante del Evangelio que es Jesucristo. Nosotros estamos al servicio de este Evangelio, apoyados por la certeza de haberlo recibido como don y de haber sido enviados a proclamarlo a toda la humanidad “hasta los confines de la tierra” (Hch 1, 8). Mantengamos, por ello, la conciencia humilde y agradecida de ser el pueblo de la vida y para la vida y presentémonos de este modo ante todos.

101. Adhort. ap. Evangelii nuntiandi (8 decembris 1975), 14: AAS 68 (1976), 13.

CAPUT IV

MIHI FECISTIS

PRO NOVO HUMANAE VITAE CULTU

“Vos autem populus Dei in acquisitionem, ut virtutes annuntietis eius”

(1 Pe 2, 9): populus vitae et pro vita

78. Recepit quidem Ecclesia Evangelium tamquam laetitiae atque salutis nuntium fontemque. Dono accepit ab Iesu, a Patre misso “evangelizare pauperibus” (Lc 4, 18). Per Apostolos id accepit, ab Eo missos in mundum universum (cfr. Mc 16, 15; Mt 28, 19-20). Hoc ex evangelizationis opere orta, Ecclesia cotidie in semet ipsa resonare sentit Apostoli monitorium verbum: “Vae mihi est, si non evangelizavero” (1 Cor 9, 16). Sicut scripsit Paulus VI: “Evangelizandi munus habendum est gratia ac vocatio Ecclesiae propria, verissimamque eius indolem exprimit. Ecclesia evangelizandi causa exstat” (101).

Opus quidem generale dynamicumque exstat evangelizatio, utpote quod Ecclesiam implicet in eius participatione muneris prophetici, sacerdotalis atque regalis Domini Iesu. Secum fert idcirco illa uno vinculo copulatos nuntii modos, celebrationis atque ministerii caritatis. Actio est penitus ecclesialis, in causam revocans cunctos diversos Evangelii operarios, ratione habita propriorum cuiusque charismatum propriique ministerii.

Ita fit etiam cum agitur de Evangelio vitae nuntiando, quod est pars explens Evangelium quod est Iesus Christus. Huic Evangelio nos famulamur, roborati illa conscientia nos id dono recepisse nosque missos esse ut idem renuntiemus hominibus cunctis “usque ad ultimum terrae” (Act 1, 8). Humilem ideo gratamque fovemus conscientiam nos esse populum vitae et pro vita, atque hac sub ratione coram omnibus exhibemus nos.

101. Adhort. ap. Evangelii nuntiandi (8 decembris 1975), 14: AAS 68 (1976), 13.

 

© Javier Escrivá-Ivars y Augusto Sarmiento. Universidad de Navarra. http://www.unav.es/matrimonioyfamilia