Resultados de la búsqueda del término "el primer bien la prole, esto es, los hijos que se tienen de la mujer ":

1 registros hallados.
Mostrando desde el registro 1 hasta el registro 1

[§ 0133] • SAN PÍO V, 1566-1572 • SACRAMENTO DEL MATRIMONIO

Del Catechismus ex Decreto Concilii Tridentini, Parte 2, Capítulo VIII: El sacramento del matrimonio, editado por mandato de S. Pío V, 25 septiembre 1566

1566 09 25 0023

23.–Cuáles son los bienes que reciben los casados de este Sacramento.

También se enseñará a los fieles que son tres los bienes del matrimonio (3)[65]: la prole, la fe y el sacramento, con cuya compensación se suavizan las molestias que indica el Apóstol por estas palabras (4)[66]: Estos tales (los casados) sufrirán las aflicciones de la carne, y se consigue que revista honestidad el comercio carnal, que es justamente reprobable fuera del matrimonio.

Es, en efecto, el primer bien la prole, esto es, los hijos que se tienen de la mujer propia y legítima. Y en tanto grado estimó este bien el Apóstol, que llegó a decir (5)[67]: Se salvará la mujer por medio de la crianza de sus hijos. Y esto se ha de entender, no sólo de la generación, sino también de la educación y enseñanza con que se instruyen los hijos acerca de la Religión; por eso añade en seguida el Apóstol (1)[68]: Si persevera en la fe. Pues nos da esta lección la Sagrada Escritura (2)[69]: ¿Tienes hijos? instrúyelos y dómalos desde su niñez. Lo mismo indica también el Apóstol (3)[70]; y ejemplos elocuentísimos de esta instrucción nos los dan, en las Sagradas páginas, Tobías (4)[71], Job (5)[72] y otros venerables patriarcas. En el cuarto precepto se explicará más extensamente cuáles son los deberes de los padres y de los hijos.

[65]. Aug., lib. V contra Iuliam., c. 5 [PL 44, 795-798] et de Gen. ad litt., lib. 9, c. 7 [PL 34, 397]; Mag., in IV, dist. 31; Scot., IV, dist. 3, q. 1.

[66]. I Cor. VII, 28.

[67]. I Tim. II, 15.

[68]. Ibidem.

[69]. Eccli. VII, 25.

[70]. Ephes. VI, 4; Colos. III, 20.

[71]. Tob. IV per totum.

[72]. Iob I, 5.

23.–Quae sint bona quæ ex hoc Sacramento ad coniugatos redeunt.

Docendi praeterea sunt fideles tria esse Matrimonii (3)[65] bona: prolem, fidem et sacramentum, quorum compensatione illa incommoda leniuntur, quae Apostolus indicat his verbis (4)[66]: Tribulationem carnis habebunt huiusmodi; efficiturque ut coniunctiones corporum, quæ extra Matrimonium merito damnandæ essent, cum honestate coniunctæ sint.

Primum igitur bonum est proles, hoc est, liberi qui ex iusta et legitima suscipiuntur uxore. Id enim tanti fecit Apostolus, ut diceret (5)[67]: Salvabitur mulier per filiorum generationem. Nec vero hoc de procreatione solum, sed de educatione etiam et disciplina, qua filii ad pietatem erudiuntur, intelligendum est. Sic statim subdit Apostolus (1)[68]: Si in fide permanserit. Monet enim Scriptura (2)[69]: Filii tibi sunt? erudi illos, et curva illos a pueritia illorum. Idem etiam (3)[70] Apostolus, docet; eiusque instutionis pulcherrima exempla (4)[71] Tobias,5[72] Iob et alii sanctissimi Patres in Sacris Litteris praebent. Quæ vero sint parentum et filiorum officia, in quarto praecepto latius explicabitur.

[65]. Aug., lib. V contra Iuliam., c. 5 [PL 44, 795-798] et de Gen. ad litt., lib. 9, c. 7 [PL 34, 397]; Mag., in IV, dist. 31; Scot., IV, dist. 3, q. 1.

[66]. I Cor. VII, 28.

[67]. I Tim. II, 15.

[68]. Ibidem.

[69]. Eccli. VII, 25.

[70]. Ephes. VI, 4; Colos. III, 20.

[71]. Tob. IV per totum.

[72]. Iob I, 5.

«« Primera   1   Última »»

© Javier Escrivá-Ivars y Augusto Sarmiento. Universidad de Navarra. http://www.unav.es/matrimonioyfamilia