Resultados de la búsqueda del término "fuera del matrimonio":

25 registros hallados.
Mostrando desde el registro 1 hasta el registro 5

[§ 0126] • PÍO II, 1458-1464 • MALICIA INTRÍNSECA DE LA LUJURIA

De la Carta Cum sicut accepimus –con la condena de los errores de Zanino de Solcia–, 14 noviembre 1459

1459 11 14 0007

(7).–La lujuria fuera del matrimonio no es pecado, si no es por prohibición de las leyes positivas, y por ello éstas lo han dispuesto menos bien, y él, sólo por prohibición de la Iglesia, se reprimía, de seguir la opinión de Epicuro como verdadera.

[MI, 717g]

(7).–Extra matrimonium luxuriam non esse peccatum, nisi legum positivarum prohibitione, easque propterea minus bene disposuisse, et sola prohibitione ecclesiastica se fraenari, quominus Epicuri opinionem ut veram sectaretur.

[DS, 1367]

[§ 0133] • SAN PÍO V, 1566-1572 • SACRAMENTO DEL MATRIMONIO

Del Catechismus ex Decreto Concilii Tridentini, Parte 2, Capítulo VIII: El sacramento del matrimonio, editado por mandato de S. Pío V, 25 septiembre 1566

1566 09 25 0023

23.–Cuáles son los bienes que reciben los casados de este Sacramento.

También se enseñará a los fieles que son tres los bienes del matrimonio (3)[65]: la prole, la fe y el sacramento, con cuya compensación se suavizan las molestias que indica el Apóstol por estas palabras (4)[66]: Estos tales (los casados) sufrirán las aflicciones de la carne, y se consigue que revista honestidad el comercio carnal, que es justamente reprobable fuera del matrimonio.

Es, en efecto, el primer bien la prole, esto es, los hijos que se tienen de la mujer propia y legítima. Y en tanto grado estimó este bien el Apóstol, que llegó a decir (5)[67]: Se salvará la mujer por medio de la crianza de sus hijos. Y esto se ha de entender, no sólo de la generación, sino también de la educación y enseñanza con que se instruyen los hijos acerca de la Religión; por eso añade en seguida el Apóstol (1)[68]: Si persevera en la fe. Pues nos da esta lección la Sagrada Escritura (2)[69]: ¿Tienes hijos? instrúyelos y dómalos desde su niñez. Lo mismo indica también el Apóstol (3)[70]; y ejemplos elocuentísimos de esta instrucción nos los dan, en las Sagradas páginas, Tobías (4)[71], Job (5)[72] y otros venerables patriarcas. En el cuarto precepto se explicará más extensamente cuáles son los deberes de los padres y de los hijos.

[65]. Aug., lib. V contra Iuliam., c. 5 [PL 44, 795-798] et de Gen. ad litt., lib. 9, c. 7 [PL 34, 397]; Mag., in IV, dist. 31; Scot., IV, dist. 3, q. 1.

[66]. I Cor. VII, 28.

[67]. I Tim. II, 15.

[68]. Ibidem.

[69]. Eccli. VII, 25.

[70]. Ephes. VI, 4; Colos. III, 20.

[71]. Tob. IV per totum.

[72]. Iob I, 5.

23.–Quae sint bona quæ ex hoc Sacramento ad coniugatos redeunt.

Docendi praeterea sunt fideles tria esse Matrimonii (3)[65] bona: prolem, fidem et sacramentum, quorum compensatione illa incommoda leniuntur, quae Apostolus indicat his verbis (4)[66]: Tribulationem carnis habebunt huiusmodi; efficiturque ut coniunctiones corporum, quæ extra Matrimonium merito damnandæ essent, cum honestate coniunctæ sint.

Primum igitur bonum est proles, hoc est, liberi qui ex iusta et legitima suscipiuntur uxore. Id enim tanti fecit Apostolus, ut diceret (5)[67]: Salvabitur mulier per filiorum generationem. Nec vero hoc de procreatione solum, sed de educatione etiam et disciplina, qua filii ad pietatem erudiuntur, intelligendum est. Sic statim subdit Apostolus (1)[68]: Si in fide permanserit. Monet enim Scriptura (2)[69]: Filii tibi sunt? erudi illos, et curva illos a pueritia illorum. Idem etiam (3)[70] Apostolus, docet; eiusque instutionis pulcherrima exempla (4)[71] Tobias,5[72] Iob et alii sanctissimi Patres in Sacris Litteris praebent. Quæ vero sint parentum et filiorum officia, in quarto praecepto latius explicabitur.

[65]. Aug., lib. V contra Iuliam., c. 5 [PL 44, 795-798] et de Gen. ad litt., lib. 9, c. 7 [PL 34, 397]; Mag., in IV, dist. 31; Scot., IV, dist. 3, q. 1.

[66]. I Cor. VII, 28.

[67]. I Tim. II, 15.

[68]. Ibidem.

[69]. Eccli. VII, 25.

[70]. Ephes. VI, 4; Colos. III, 20.

[71]. Tob. IV per totum.

[72]. Iob I, 5.

[§ 0268] • LEÓN XIII, 1878-1903 • CARÁCTER SAGRADO DEL MATRIMONIO

De la Carta Encíclica Humanum genus, 20 abril 1884

1884 04 20 0014

[14.–] Por lo que toca a la sociedad doméstica, toda la doctrina de los naturalistas se reduce a los capítulos siguientes: el matrimonio pertenece a la categoría jurídica de los contratos. Puede rescindirse legalmente a voluntad de los contrayentes. La autoridad civil tiene poder sobre el vínculo matrimonial. En la educación de los hijos no hay que enseñarles cosa alguna como cierta y determinada en materia de religión; que cada uno al llegar a la adolescencia escoja lo que quiera.–Los masones están de acuerdo con estos principios. No solamente están de acuerdo, sino que se empeñan, hace ya tiempo, por introducir estos principios en la moral de la vida diaria. En muchas naciones, incluso entre las llamadas católicas, está sancionado legalmente que fuera del matrimonio civil no haya unión legítima alguna. En algunos Estados la ley permite el divorcio. En otros Estados se trabaja para lograr cuanto antes la licitud del divorcio. De esta manera se tiende con paso rápido a cambiar la naturaleza del matrimonio, convirtiéndolo en una unión inestable y pasajera, que la pasión haga o deshaga a su antojo.

[14.–] Quod ad convictum attinet domesticum, his fere continetur omnis Naturalistarum disciplina. Matrimonium ad negotiorum contrahendorum pertinere genus: rescindi ad voluntatem eorum, qui contraxerint, iure posse: penes gubernatores rei civilis esse in maritale vinculum potestatem. In educandis liberis nihil de religione praecipiatur ex certa destinataque sententia: integrum singulis esto, cum adoleverit aetas, quod maluerint sequi.–Atqui haec ipsa assentiuntur plane Massones: neque assentiuntur solum, sed iamdiu student in morem consuetudinemque deducere. Multis iam in regionibus iisdemque catholici nominis, constitutum est ut, praeter coniunctas ritu civili, iustae ne habeantur nuptiae: alibi divortia fieri, lege licet: alibi, ut quamprimum liceat, datur opera. Ita ad illud festinat cursus, ut matrimonia in aliam naturam convertantur, hoc est in coniunctiones instabiles et fluxas, quas libido conglutinet, et eadem mutata dissolvat.

[§ 0446] • PÍO XII, 1939-1958 • LOS FINES DEL MATRIMONIO

De la Instrucción de la Rota Romana –sobre la nulidad del matrimonio y dispensa super rato–, 22 enero 1944

1944 01 22 0012

[12.–] a) Esta ordenación objetiva del matrimonio a su fin primario, contenida en su naturaleza, si es considerada en el orden de la ejecución, consiste en que la unión conyugal (ora la consideremos en potencia, ora en acto) comprende por naturaleza y ha de poder producir todo lo que se requiere y basta –por parte de la actividad humana– para conseguir la generación del hijo y su educación (según el modo conveniente a la naturaleza humana, y digno de ella). En efecto, la unión conyugal, por su naturaleza misma, contiene el destino, aptitud y suficiencia para el mencionado fin, porque los que contraen matrimonio o viven en matrimonio se hallan ligados y vinculados entre sí por un derecho mutuo, exclusivo y perpetuo, a realizar actos que sean aptos –de por sí– para la generación del hijo. Supuesto este derecho, y dado también que –por una parte– el apetito sexual se siente impulsado ardientemente a ejercer la potencia generadora, y que –por otra parte– no está permitido a los hombres ceder a este apetito fuera del matrimonio, es evidente que en el matrimonio se ha provisto de manera suficiente y eficaz a la obtención del fin de la procreación y educación del hijo.

[12.–] a) Haec matrimonii ordinatio ad finem primarium obiectiva, quae in eius natura recondita est, si consideratur in ordine exsecutionis consistit in eo quod coniunctio matrimonialis (sive haec consideretur “in fieri” sive “in facto esse”) ex natura sua continet et afferre valeat ea omnia quae ex parte activitatis humanae requiruntur et sufficiunt, ut prolis generatio et educatio (modo naturae humanae convenienti eaque digno) obtineri possit. Etenim coniugio, ex ipsa sua natura, inest haec ad dictum finem destinatio, aptitudo, sufficientia, quia omnes, qui matrimonium contrahunt vel in eo vivunt, uniuntur et inter se iunguntur mutuo iure exclusivo et perpetuo ad ponendos actus per se aptos ad prolis generationem. Posito autem hoc iure, attenta simul impulsione vehementi appetitus sexualis ad exercendam facultatem generativam, attento denique quod huic appetitui cedere hominibus non liceat nisi intra sacra matrimonii septa: profecto in matrimonio assecutioni finis procreationis et educationis prolis sufficienter et efficaciter provisum est.

[§ 0446] • PÍO XII, 1939-1958 • LOS FINES DEL MATRIMONIO

De la Instrucción de la Rota Romana –sobre la nulidad del matrimonio y dispensa super rato–, 22 enero 1944

1944 01 22 0021

[21.–] C) Relación del fin secundario del matrimonio con su fin primario.–La ayuda mutua y la comunidad de toda la vida entre dos personas de sexos diferentes pueden existir aun fuera del matrimonio, sea por vía de simple hecho, como entre un hermano y una hermana que viven juntos, sea en virtud de un acuerdo explícito de proporcionarse ayuda mutua. Por este motivo, la ayuda mutua y la comunidad de vida, en cuanto se llaman y son realmente propias del matrimonio y del fin secundario de la obra, han de ser consideradas según una propiedad especial, que las distinga de toda otra comunidad de vida y ayuda mutua. Ahora bien, esta propiedad especial es la relación interna de ambas con el fin primario del matrimonio, relación que hace que la unión conyugal difiera de toda otra asociación humana.

[21.–] C. De relatione matrimonii finis secundarii ad finem primarium.–Mutuum adiutorium et totius vitae consortium inter duas personas diversi sexus etiam extra matrimonium haberi potest, sive per modum solius facti, uti inter fratrem et sororem una viventes, sive vi explicitae conventionis de mutuo adiutorio sibi invicem praestando. Ideo mutuum adiutorium vitaeque communio, inquantum dicuntur et sunt matrimonii propria eiusque secundarius finis operis, considerari debent secundum proprietatem quandam specialem, qua distinguuntur a qualibet alia communione vitae, cum mutuo adiutorio coniuncta. Distinguuntur autem interna sua relatione ad finem primarium, quo fine coniunctio coniugalis a qualibet alia hominum associatione discernitur.

«« Primera   1 | 2 | 3 | 4 | 5 | Siguiente »   Última »»

© Javier Escrivá-Ivars y Augusto Sarmiento. Universidad de Navarra. http://www.unav.es/matrimonioyfamilia