[0008] • SAN JULIO I, 337-352 • BONDAD DEL MATRIMONIO

De los Cánones del Concilio de Gangres (Asia Menor), hacia el año 340

0340 0? 0? 0001

Can. 1.–Si alguno acusare el matrimonio y creyere que la mujer fiel y religiosa que duerme con su marido es abominable, o que debe también ser acusada, porque los casados no pueden entrar en el reino de Dios, sea anatematizado.

Can. I.–Si quis vituperat nuptias, et dormientem cum viro suo fidelem et religiosam abominatur aut culpabiles aestimat velut qui in regnum dei introire non possint, anathema sit.

 

0340 0? 0? 0009

Can. 9.–Si alguno habiendo hecho voto de virginidad o continencia reputa como abominable el matrimonio, no por la sola razón de que la continencia y virginidad son virtudes, sea anatematizado.

Can. IX.–Si quis virginitatem custodiens, continentiae studet et velut exhorrens a nuptiis temperet, nec propter hoc quod bonum et sanctum est, nomen virginitatis assumat, anathema sit.

 

0340 0? 0? 0010

Can. 10.–Si alguno, que por agradar a Dios ha hecho voto de castidad, vituperase por arrogancia a los casados, sea anatematizado.

Can. X.–Si quis eorum qui virginitatem propter dominum custodiunt, extollitur adversus eos qui coniugia contraxerunt, anathema sit.

 

0340 0? 0? 0014

Can. 14.–Si alguna mujer quisiere abandonar a su marido rompiendo el vínculo conyugal, condenando el matrimonio, sea anatematizada.

Can. XIV.–Si qua mulier virum relinquens proprium discedere voluerit exsecrata concubium, anathema sit.

 

0340 0? 0? 0015

Epílogo.–Esto lo hemos escrito no para ir contra los que según las Escrituras, quieren vivir en la Iglesia de Dios, en continencia y piedad, sino contra quienes, con pretexto de ejercitarse (en la piedad), se llenan de soberbia, y desprecian a los que viven una vida más sencilla, e introducen, así, novedades, apartándose de las Escrituras y de los cánones eclesiásticos. Pues veneramos a la virginidad que va unida a la humildad, y admitimos la continencia que se ejercita con piedad y seriedad; también tenemos por bueno el apartarse con humildad de los negocios del mundo; igualmente alabamos digna de honor la unión matrimonial y no despreciamos las riquezas cuando se administran con justicia y beneficencia.

[CCIE 1, 52, 54-56, 60]

Epilogus.–Haec scripsimus non recidentes qui sunt in ecclesia secundum scribturas ascire voluntate dei; eos vero qui accipient dispositionem ascesis et qui superbiam contra eos qui simpliciter vivunt et elatos contra scribturas et ecclesiasticos canones, et novitatem introducentes aliquam, abicit catholica et apostolica ecclesia. Nos autem virginitate cum humilitate mirarur, et abstinentiam cum pudicitia et veneratione fiendan suscipimus, et recedere a saeculari[um] rerum cum humilitate suscipimus; [et nubtias cum habitatione pudica honorificamus], et divitias cum iustitia et misericordia non reprobamus.

[ICO Fontes, Series I, 1/2, 89, 93, 95, 98]

 

© Javier Escrivá-Ivars y Augusto Sarmiento. Universidad de Navarra. http://www.unav.es/matrimonioyfamilia