[0009] • SAN JULIO I, 337-352 • EL DERECHO AL MATRIMONIO Y LA CONDICIÓN DE ESCLAVO Y SIERVO

De los Decretos del Papa Julio I, fecha incierta

0352 0? 0? 0004

4.–Todos tenemos el mismo Padre celestial (Mt 23) y cada uno, rico, pobre, siervo y libre deberá igualmente dar razón de sí y de sus almas. Por lo que estamos seguros de que todos, de cualquier condición que sean, tienen una misma ley (en lo que se refiere a Dios). Y si todos tienen una misma ley, se deduce que de la misma manera que el inocente no puede ser despedido, tampoco puede serlo el siervo una vez que se ha unido en matrimonio.

IV.–Omnibus nobis unus est Pater in coelis (Matth. XXIII) et unusquisque dives pauper, servus, et liber, æqualiter pro se, et pro animabus eorum rationem reddituri sumus. Quapropter omnes cuiuscumque conditionis sint, unam legem (quantum pertinet ad Deum) habere non dubitamus. Si autem omnes unam legem habent, ergo sicut ingenuus dimitti non potest, sic nec servus semel coniugio copulatus ulterius dimitti poterit.

 

0352 0? 0? 0010

10.–Algunos tenían dudas sobre la legitimidad de las nupcias contraídas entre la sierva y el señor que le había dado la libertad. Por eso nos, resolviendo esta antigua cuestión, juzgamos que esos matrimonios eran legítimos. Porque si es el afecto el que da lugar a todas las nupcias y nada menos digno y contrario a las leyes puede darse en esas uniones, ¿qué razón hay para prohibirlas?

X.–Si quis ancillam suam libertate donaverit, et in matrimonio sibi sociaverit, dubitabatur apud quosdam, utrum huiusmodi nuptiæ legitimæ esse videantur, an non. Nos itaque vetustam ambiguitatem decidentes, talia connubia legitima esse censuimus. Si enim ex affectu fiunt omnes nuptiæ, et nihil impium et legibus contrarium in tali copulatione fieri potest, quare prædictas nuptias inhibendas existimaremus?

[PL 8, 969, 971]

 

© Javier Escrivá-Ivars y Augusto Sarmiento. Universidad de Navarra. http://www.unav.es/matrimonioyfamilia