[0545] • JUAN XXIII, 1958-1963 • EL HOGAR, SANTUARIO DE RELIGIOSIDAD Y ESCUELA DE VIRTUDES

Del Mensaje Conscientes del papel fundamental, al Congreso Nacional de la Familia Española, 10 febrero 1959

1959 02 10 0003

[3.–] Dios ha puesto en el corazón del hombre tres amores principalmente que del suyo se nutren y con él se ennoblecen: el amor de los esposos, el amor de los padres, el amor filial. Querer arrancar o paralizar estos afectos, parecería una profanación de algo sacro que llevaría fatalmente a su ruina a la patria y a la humanidad. La dignidad, los derechos y deberes del hogar, establecido por Dios mismo como célula vital de la sociedad, son por ello mismo tan antiguos como el mundo: son el fundamento del bienestar social.

 

1959 02 10 0004

[4.–] Jesucristo ha dignificado el matrimonio, elevando este contrato entre los bautizados a la categoría de sacramento, y quiso también santificar con su ejemplo la convivencia familiar haciéndose miembro de un hogar, espejo de las más bellas virtudes.

 

1959 02 10 0005

[5.–] Cuanto sea devolver a sus más puras esencias esta institución; subvenir a la familia en sus necesidades materiales y en la dotación de bienes y servicios que la sociedad le debe para el cumplimiento de su misión; resucitar en ella el sentido cristiano, que en la tradición española tiene bellísimo historial, a tono, sí, con las circunstancias del vivir actual, pero sin que la realidad nueva merme la validez de los principios substanciales; todo ello no puede menos de ser estimado como un meritorio servicio a la causa católica, digno de Nuestra aprobación y encomio.

 

1959 02 10 0006

[6.–] Por eso, muy de veras deseamos que todo hogar se convierta, a imitación del de Nazareth, en un santuario de religiosidad y sea escuela de virtudes.

[AAS 51 (1959), 205-206]

 

© Javier Escrivá-Ivars y Augusto Sarmiento. Universidad de Navarra. http://www.unav.es/matrimonioyfamilia