INICIO CRONOLOGICO DOCUMENTOS ESCRITURA CONCILIOS PAPAS AUTORES LUGARES MATERIAS EDICIONES
EDITORES

[1315] • JUAN PABLO II (1978-2005) • LA FAMILIA, INICIO DE LA EVANGELIZACIÓN

Del Discurso With Fraternal, a los Obispos de Malta, en la visita ad limina, 4 junio 1987

1987 06 04 0005

5. Hasta aquí he hablado de la evangelización en lo que se refiere a la vida interna de la Iglesia: su predicación, su catequesis y sus objetivos educativos. Esta vida interna debe a su vez dirigirse hacia el servicio a Cristo y a su Evangelio dentro de toda la comunidad. Este sentido más amplio de la evangelización comienza con la familia, que desempeña un papel importante como una “Iglesia doméstica” y como la célula principal de la sociedad. La familia es el lugar donde el testimonio del Evangelio recibe una aplicación concreta y después se extiende a los vecinos y a los demás. La manera como viven las familias creyentes –es decir, sus valores, su trabajo y su ocio, y lo que enseñan a sus hijos– da testimonio del significado real del amor, de la donación personal, del servicio, del diálogo, de la libertad, de la preocupación por el bien común, de la oración y de tantas verdades fundamentales acerca de la vida que hoy están amenazadas por el materialismo, el consumismo y la búsqueda del placer. Las familias cristianas están llamadas a ser “apóstoles” unas para otras, mostrando una compasión y un amor auténticos a las familias necesitadas y manteniéndose abiertas a toda la sociedad con una solidaridad sincera.

Sé que, con la ayuda de expertos sacerdotes y laicos, los obispos de Malta han buscado defender el debido respeto a la familia, por medio de una preparación para el matrimonio y de una ayuda a las familias para que afronten los desafíos de forma que sean fieles al Evangelio y a las enseñanzas de la Iglesia, con respecto a la naturaleza del matrimonio y a su indisolubilidad. Os alabo por estos esfuerzos y os animo a perseverar en la evangelización de las familias, para que ellas puedan estar al servicio del don de la vida en todas sus dimensiones, tanto físicas como espirituales. ¡Que Malta sea siempre ejemplar en su estima de la vida familiar!

[OR (ed. esp.) 30-VIII-1987, 9]